Abinader se va formando la imagen del presidente que en verdad pone el oído en el corazón de la gente

Abinader se va formando la imagen del presidente que en verdad pone el oído en el corazón de la gente

Con el retiro o suspensión de iniciativas de interés nacional que ha propuesto y que han generado críticas de diversos sectores de la sociedad, Luis Abinader ha venido formando la imagen de un presidente que escucha a la ciudadanía, pone el oído en el corazón del pueblo, reflexiona y si racionalmente concluye que tiene que corregir, corrige.

Son varias las situaciones que se han presentado en su gobierno con medidas que se han dispuesto y ante el rotundo rechazo de la población decide analizar el fenómeno, consultar sectores, y convencido de que lo más sensato es dar marcha atrás, lo hace.

Ocurrió con la reforma fiscal que intentó aplicar el pasado año. Todos los sectores de la vida nacional reaccionaron ante la inminente reforma, cada uno de esos sectores advirtiendo sobre las consecuencias negativas que acarrearía un proyecto de esa naturaleza en medio de una pandemia como la de Covid-19.

Ante tal avalancha de críticas y cuestionamientos a la reforma fiscal, en la última semana del pasado mes de octubre Abinader dirigió una alocución al país anunciando que desistía de la misma para no afectar la economía de la población.

Lo mismo ha ocurrido ahora con el contrato de fideicomiso de la Central Termoeléctrica Punta Catalina. Grupos sociales se manifestaron opuestos a tal contrato advirtiendo, con razón o sin ella, que por vía de ese contrato Punta Catalina podía quedar privatizada, cuando no bajo el control absoluto del sector empresarial tradicional del país.

Ha habido un aluvión de reacciones adversas a la aprobación del contrato de fideicomiso de la referida termoeléctrica en la Cámara de Diputados, donde, por demás, hubo diputados que confesaron haber aprobado el proyecto sin leérlo.

Ya con la pieza en el Senado el rechazo de amplios sectores se mantiene y es ese rechazo lo que ha determinado que Abinader pida detener el conocimiento y aprobación de la misma en ese hemiciclo, para someterla a un amplio debate en el Consejo Económico y Social, de manera que todos los sectores de la vida nacional puedan participar, aportar ideas y hacer sugerencias.

Hizo el anuncio en una alocución que dirigió al país el pasado domingo, enfatizando que mientras él sea gobernante Punta Catalina nunca será privatizada.

Estarán los que puedan decir que no es bueno que un presidente sea tan recurrente en eso de someter medidas y luego retirarlas; que se ve como un mandatario que hace del «recule» una costumbre dependiendo de cómo caigan tales medidas en la población; que da marcha atrás a los proyectos por temor a que bajen consideráblemente sus niveles de aceptación en un presidente que se da por seguro tiene en agenda el proyecto de reelección para las elecciones del 2024..

Podrán decir todo cuanto quieran, pero es evidente que Luis Abinader, pone el oído en el corazón de la gente cuando de tomar decisiones definitivas se trata.

Categories: Opinión

About Author