Como reacción al informe de la OEA sobre auditoría, la JCE decidió «cortar la soga por lo más débil» cancelando al encargado de Informática

Como reacción al informe de la OEA sobre auditoría, la JCE decidió «cortar la soga por lo más débil» cancelando al encargado de Informática

Redacción cristalycolores

La Organización de Estados Américanos (OEA) dio a conocer su informe sobre la auditoría que realizó a los equipos del voto automatizado utilizados en las colapsadas eleciones municipales del pasado 16 de febrero, indicando que la causa del problema fue el mal diseño del «software» y la mala gestión del área de informática de la Junta Central Electoral (JCE).

El pleno de la JCE, luego de analizar el informe, decidió la cancelación de quien fungía como encargado de Informática del organismo a nivel nacional, Miguel Ángel García.

Cierto es que el principal problema derivó del mal diseño del «software» y la mala gestión del departamento informático, pero el desastre que obligó a la anulación, que no suspensión, de los referidos comicios, compromete a las mmás altas instancias de Junta, incluido su pleno.

El fallido proceso eleccionario es responsabilidad de las más altasinstancias de la entidad que rige los procesos electorales, que debió supervisar siempre el trabajo del área de informática para garantizar que todo estuviera bien para llevaar a feliz término los comicios, por lo que otras cabezas, por encima de la de Miguel Ángel, debieron rodar… pero no rodaron.

Así las cosas, las máximas autoridades de la Junta Central Electoral decidieron cortar la soga por lo más débil.

Categories: Opinión

About Author