El gobierno de Abinader y el PRM anda «de recule en recule»… Cuida’o con eso…

El gobierno de Abinader y el PRM anda «de recule en recule»… Cuida’o con eso…

El presidente Luis Abinader y su gobierno andan «de recule en recule» con medidas que aplican y que encuentran el rechazo de sectores importantes de la sociedad.

Esto inicialmente se pudo ver como una buena disposicion del mandatario para escuchar opiniones y valoraciones sobre las iniciativas puestas en práctica, dejando demostrado que además de escuhar y reflexionar al respecto, tiene la capacidad de corregir cuando algo falla, y hasta de dejar sin efecto lo ya aprobado.

Hasta se pudo reconocer que el Presidente pone su oído en el corazón de la gente y percibieno su pálpito llega al extremo de dar marcha atrás con determinadas medidas.

El caso es que esta práctica se ha hecho tan frecuente en el también gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que da la impresión de que desde el Estado se está improvisando, que no se trabaja de manera planificada y que sus proyectos se orientan por un derrotero incierto.

Ocurrió con la reforma fiscal que se echó para atrás.

Ocurrió con el contrato de fideicomiso de Punta Catalina, que luego de haberse aprobado en la Cámara de Diputados y habiendo pasado al Senado, el presidente Abinader decidió retirarlo del Congreso y enviarlo al Consejo Económico y Social para someterlo a un amplio debate de todos los sectores de la sociedad.

Ocurrió con el Carnet de Residente Fronterizo que pretendió crear la dirección de Migración para nacionales haitianos.

Ocurrió con la normativa de la dirección de Impuestos Internos que provocó la protesta y el rechazo del Colegio Médico Dominicano (CMD) porque sus miembros a quienes les aumentarían cargas impositivas.

Y ahora ha ocurrido con las pacaas, que el director de Aduanas, Eduardo Sanz Lovatón, quien en la mañana de ayer las consideró una amenaza para el comercio normal y ya en la tarde entendió que no representaaba tal amenaza.

Esto solo para citar algunos de los muchos casos que se han registrado de manera sostenida y en poco tiempo, dando la imagen de que estamos ante un gobierno que trabaja sin planificación; que no sabe lo que tiene entre manos; que no tiene control del Estado.

Creemos que el presidente Abinader debe hacer un alto en su ocupada agenda, convocar de urgencia a sus ministros y demás funcionarios de alto nivel, reflexionar sobre el comportamiento díscolo que se observa en el gobierno, y articular una estrategia de trabajo coherente en todos los sentidos, en la que quede eliminado el preocupante ritmo de recule sostenido que se ha venido observando.

Eso debe cambiar, porque quienes dirigen un país no pueden andar de recule en recule con las medidas que aplican.

Categories: Opinión

About Author