Del negocio de las mascarillas al negocio de las vacunas en RD

Hubo gente que, en su insaciable afán de sacar provecho económico a costa del pueblo ante cualquier situación, se dedicó a importar millones y millones de mascarillas cuando comenzaron a comprobarse los primeros casos de coronavirus en República Dominicana.

Pues ahora se da el caso de que hay los que están obsesionados con sacar provecho con la importación de vacunas anti-Covid-19 para venderlas en el secor privado, pero ocurre que con respecto a los antídotos éstos debe manejarse de manera exclusiva por lparte as autoridades, específicamente el Gabinente de Salud, que, de hecho, ya tiene formalizada la compra de 20 millones de dosis a las farmacéuticas Astra-Zeneka y Pfizer Biontech, además de un lote de la que suple la Organización Mundial de la Salud.

Lo de las vacunas es mucho más delicado que las mascarillas, y es el gobierno, a través del organismo competente, el que debe tener el absoluto contro de la compra, almacenamiento, conservación adecuada de temperatura, hasta iniciar el proceso de vacunación.

Precisamente la presidenta del Gabinete de Salud, la vicepresidenta de la República, Raquel Peña, ha advertido que solo el gobierno está facultado para importar vacunas. Y así debe ser, porque el control y cuidado en el tratamiento del producto debe ser riguroso en extremo, debido a que es con la salud del pueblo que se está jugando.

Categories: Opinión

About Author