EE.UU reclama al presidente Daniel Ortega de Nicaragua dejar en libertad a la líder opositora Cristiana Chamorro

EE.UU reclama al presidente Daniel Ortega de Nicaragua dejar en libertad a la líder opositora Cristiana Chamorro

(La foto es de Fuente Externa).

El Departamento de Estado de Estados Unidos emitió un comunicado este viernes reclamando al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, la puesta en libertad «de inmediato» de la líder opositora y aspirante presidencial Cristiana Chamorro.

El documento indica que Chamorro ha sido detenida «por cargos falsos», lo que considera un abuso de sus derechos y un asalto a los valores democráticos.

Crisiana se encuentra en su residencia rodeada por efectivos policiales desde el pasado miércoles en una especie de prisión domiciliaria junto a su hija y el servicio y se la acusa de lavado de activos, con lo que el presidente Ortega procura anular una eventual candidatura presidencial suya a través del movimiento Ciudadanos por la Libertad, en el que se inscribió como pre-candidata para las próximas elecciones de noviembre.

A continuación el texto íntegro del Departameto de Estado reclamando la puesta en libertad de Chamorro…

Estados Unidos hace un llamamiento al gobierno de Nicaragua para que libere de inmediato a la líder de la oposición Cristiana Chamorro y a sus dos colegas de la recientemente clausurada Fundación Violeta Barrios de Chamorro para la Reconciliación y la Democracia. Su detención por cargos falsos es un abuso de sus derechos y representa un asalto a los valores democráticos, así como un claro intento de frustrar elecciones libres y justas.

La detención de la Sra. Chamorro se produce en medio de implacables ataques contra candidatos presidenciales y medios independientes que están a favor de la democracia. El régimen de Ortega se ha comprometido a prohibir la participación de la Sra. Chamorro en las elecciones de noviembre y, en mayo, canceló sin fundamento el estatus legal de dos partidos políticos de la oposición. En lugar de implementar reformas electorales antes de la fecha límite de mayo establecida por la Organización de Estados Americanos, el presidente Ortega instituyó más restricciones y redujo la transparencia electoral.

Las actuales condiciones de represión y exclusión no son congruentes con unas elecciones creíbles. La región y la comunidad internacional deben unirse al pueblo nicaragüense en apoyo de su derecho a elegir su gobierno libremente.

Categories: Internacionales

About Author