El Occidente en jaque

El Occidente en jaque

Por Amaury Guzmán

La historia no se equivoca ya que los hechos hablan por sí solos. Aquellos que no se dan a la tarea de escudriñarla caen en las consecuencias de repetirla. El conflicto bélico actual aunque pareciese haberse creado de repente como el estruendo de un relámpago,  se viene dando desde hace más de una década. Al final los imperios serán imperios y por tanto se comportarán como tal. Ucrania representa recursos naturales , influencia idiosincrática y defensa estratégica dado su espacio geográfico (segundo país con mayor terreno en la unión europea), cosa que los imperios siempre desean controlar.

Estados Unidos se había dado a la tarea de ejercer una hegemonía política partiendo de que ellos eran los únicos con la potestad de jugar con el derecho internacional fundamental, mientras que otras potencia del otro lado del mundo simplemente observaban, callaban y anotaban.

Rusia siempre ha tenido sus diferencias con el Tío Sam, sin embargo siempre había optado por una visión pacifista y diplomática  ya que estas proliferan el bienestar y la calidad de vida de los seres humanos.

China por otra parte se había mantenido al margen de los asuntos internacionales y en la última década ha apostado al crecimiento económico a través de los cimientos de la producción y el comercio internacional.

Una década y media ha pasado desde que Obama se refirió a Rusia como una potencia no relevante, alardeando así de su hegemonía política en el momento y al mismo tiempo lacerando el orgullo ruso.

Por otra parte, el envío de tropas a las fronteras rusas y el constante asedio por parte de la OTAN , daban a Rusia la percepción de que no estaban dispuestos a respetar el poderío del gran Oso Ibérico.

El tiempo ha pasado y Estados Unidos no es el imperio yankees que había sido hace algún tiempo. En términos de distribución de poder, algunos países han logrado alcanzar a los yankees en parámetros  de desarrollo, y por lo menos otro, China, los han sobrepasado. 

Rusia siempre ha apostado al nacionalismo económico y por ende su economía local no subsiste del comercio internacional como lo hace el hemisferio occidental. El Oso Ruso y El Dragón Oriental Rojo han estado a la espera de este momento, momento en el cual puedan enfrentar en términos de influencia, armamento y poderío económico al imperio del Tío Sam.

Una posible alianza bilateral entre Rusia y China podría ser el JAQUE-MATE del occidente, esto debido a que el conflicto bélico entre Ucrania y Rusia servirá de ejemplo para los gringos de que a su poderío le ha llegado su momento. Esto, conjuntamente con una posible invasión de China a Taiwán, lograría enviar el mensaje a Estados Unidos y sus aliados de que las cosas no son como antes.

La alianza entre Rusia y China da lugar a un nuevo orden geopolítico. Rusia, dado su poderío militar y su gran economía nacional, podría sacar provecho económico a la guerra dado que los mercados de commodities energéticos seguirán aumentando, mientras que al mismo tiempo van cayendo los mercados estadounidenses y los activos financieros tecnológicos.

Mientras  a Rusia las sanciones americanas  “le saben a na’ “, el Occidente  se ha vuelto muy dependiente de los commodities rusos. En conjunto con esto se podrían intensificar las sanciones económicas de parte de China al resto del Occidente y arraigando las relaciones económicas entre El Oso Ruso y El Gran Dragón Rojo comunista.

China produce todo en el mundo y avanza rápidamente en tecnologías innovadoras. Por otro lado, ha aumentado significativamente su poder en el comercio internacional a través del despliegue financiero masivo en forma de inversión de extranjera directa a países en vías de desarrollo para  dar cabida a su plan de infraestructura para revivir la “Ruta de la Seda”.

El inicio de la temática bilateral entre Rusia y China comenzó con Ucrania, seguirá con Taiwán y terminará en posiblemente en el conflicto bélico geopolítico más grande después de la Segunda Guerra Mundial.

China utilizará estos eventos de excusa para poder ejercer su poderío militar en Taiwán. Esto romperá las relaciones diplomáticas con USA de tal forma que el mundo si bien no había acabado de dividirse, se dividirá en dos partes y lamentablemente la parte que se encuentra en JAQUE es la de Occidente.

(El autor es economista). 

Categories: Opinión

About Author