Si tengo que quitarme del medio porque «ahí vienen los tigres», me quito; soy aguilucho y creo que Franklin Mirabal lo hace muy bien…

Si tengo que quitarme del medio porque «ahí vienen los tigres», me quito; soy aguilucho y creo que Franklin Mirabal lo hace muy bien…

 

Por José Francisco Arias

 

Soy fanático de las Águilas en el Béisbol Profesional de Invierno de República Dominicana.

Lo he sido y lo seguiré siendo.

Como tal, como fanático, tengo (y creo que para todos los aguiluchos es así) a los Tigres del Licey como nuestro mas aguerrido y peligroso adversario.

Frente a ese contrario hemos ganado y perdido; y seguiremos ganando y perdiendo.

La pelota dominicana, para los peloteros que van al terreno y para los fans que siguen los juegos desde el estadio y a través de las trasmisiones de radio y televisión, es energía, adrenalina, entrega, pasión. Es un ambiente envolvente, embriagante, emocionante…

En mi caso, el estilo de narración que ha exhibido Franklin Mirabal en esta temporada lo asumo como sensacionalista y en extremo parcializado con el equipo de la cadena de trasmisión de televisión para la que trabaja.

Pero ese es el temperamento, esa es la personalidad profesional, inclusive, del comunicador, y esa es la cadena de los Tigres del Licey.

Mirabal tiene todo el derecho de narrar los juegos de su cadena como los narra. Y tiene a su favor que surte el efecto que procura de animar, encandilar, y hasta hacer de estallar de emoción a los fanáticos del equipo azul. Es su cadena. Es su estilo de animación en la trasmisión.

Y tiene derecho, también, a declarar con absoluto desenfado, que no trabaja para la cadena de las Águilas Cibaeñas aunque le paguen lo que intenten pagarle.

Si hay fanáticos cibaeños que «cogen cuerda» con la forma de narración de Franklin, creo que es su problema. Deben respetar su estilo y, si no lo aguantan, renunciar a escucharlo.

En mi caso, me lo gozo en ambas direcciones. Me gusta escucharlo con su «Señooores!, señooores…!!». Si la pizarra se ve bonita porque el Licey está arriba, tengo que aguantar que el Licey está arriba. Lueo me gozo cuando la pizarra se ve bonita para las Aguilas aumentaron sus carreras y el Licey se puso abajo, como en el primer juego de la Serie Final la noche de este martes.

Si tengo que quitarme del medio como fanático de las Águilas porque por ahí vienen los Tigres, me quito del medio y le doy paso. Ya me llega la oportunidad de pasarle por encima si no se quitan a los que están en el medio, como ocurrio anoche.

Eso es el béisbol dominicano. Es compartir y celebrar sanamente entre dominicanos; saber ganar, saber perder…

En las Águilas tenemos a Santana Martínez, que a cada momento proclama que la blanca peltoa la ponen «amarilliiita» con un jorón solitario o de varias carreras conectado por uno de los peloteros aguiluchos. El mismo Santana Martínez ordena a todos a cada momento (peloteros, fanáticos y dirigentes de equipos) que «Rrrrecojan, porque ganaron las Águilas…!!». Y ya nos imaginamos cómo cae eso cuando lo escuchan los liceístas.

Franklin, como planteamos en un artículo anterior, hace muy bien su trabadjo. Tanto que devino en la narración más impactante de esta temporada.

Rechazamos de plano que a Mirabal lo acosen e intenten maltratarlo, agredirlo, por su forma de narrar, si ha ocurrido como lo ha denunciado… Ojalá su denuncia, que es válida como alerta, no incite a fanáticos liceístas a enfrentar aguiluchos… Calma, sosiego, paz.

 

Franklin Mirabal denuncia acoso, maltrato y agresión de fanáticos

Categories: Deportes
Tags: Destacadas

About Author