Sobre Corporán y su calle, ¿qué…?

Sobre Corporán y su calle, ¿qué…?

Por Juan Cruz Triffolio

Sociólogo – Comunicador Dominicano

[email protected]

Hablar de Rafael Corporán de los Santos, el ser humano, el empresario radial y televisivo, el amigo de siempre, es hacer referencia de un auténtico gladiador de orígenes humildes, quien logró coronarse con el  éxito superando incontables barreras en su tortuoso cotidiano vivir.

Sólo nombrarlo implica evocar la grandeza de una alma noble y un corazón generoso, expresado en una constante solidaridad humana que lucía no tener límites.

Sobre tal realidad sobran los ejemplos de diversas naturalezas y de valor inmenso.

Corporán de los Santos es un paradigma de laboriosidad y superación, a quien no le hizo falta un alto grado escolar pues con los altos y bajos de la academia de la vida, logró investirse como arquetipo del éxito para servir constantemente a quienes requirieron de su servicio para mitigar el hambre y el dolor que emerge de las necesidades entre los más empobrecidos y desamparados.

En la comunicación radial y televisiva de su amado país, rompiendo poses y esquemas tradicionales, sin necesidad de emplear un verbo cervantino matizado de frases prefabricadas, muchas veces sin sentido, tuvo Rafael Corporán de los Santos el privilegio de ser figura estelar de uno de los programas más dinámicos, sustanciosos y alegres de la pantalla chica nacional, sin dejar de ser informativo, orientador, jocoso y fuente de solución a numerosos problemas materiales de sus seguidores.

No por complacencia, alcanzó el honor de ser reconocido como “El Campeón de la Televisión Dominicana”, tiempo después de merecer incontables elogios y preseas por su trabajo tesonero y aportes valiosos al país, asumiendo la dirección gerencial de Radio Popular, denominada por sobradas razones como “La Novia del Pueblo”.

Sin necesidad de alharacas y siempre exhibiendo con orgullo sus orígenes barriales, Rafael Corporán de los Santos, junto a su formidable equipo de producción y realización,  convirtió sus programas “Sábado Chiquito de Corporán” y “Sábado de Corporán”, en innegables y auténticos canteros donde germinó, formó y proyectó una extensa generación de talentosos  niños, adolescentes y jóvenes en el área televisiva.

Como había de esperarse, fruto de tan significativa contribución El Viejo Corpo, como cariñosamente sus verdaderos amigos y allegados solíamos denominar, ganó la nombradía de ser objetivamente calificado como “El Verdadero Padre de la Televisión Moderna Dominicana”.

En el campo de la empleomanía pública, en la hoy Alcaldía del Distrito Nacional, exponiendo como todo humano virtudes y defectos, supo dar Rafael Corporán de los Santos, en su rol de honorable Alcalde de Ciudad Primada de América, notaciones de su incuestionable compromiso y responsabilidad en procura de mejorar los diversos servicios municipales.

Constituyendo estas pinceladas un apretado resumen de lo que en realidad ha sido una extensa cadena de aportes al país, donde se registran incontables eslabones de méritos, resulta prudente preguntar por qué nuestras autoridades han tardado tanto en designar con el nombre del apreciado Rafael Corporán de los Santos una de las calles de la capital dominicana, fundamental en su lar nativo: Villa Juana.

Sin procurar notoriedad y mucho menos señal de presión, se hace necesario recordar que ha transcurrido el tiempo más que requerido para materializar el interés manifestado como  expresión viva y colectiva, añorada por una significativa porción de la población capitaleña.

La reiteración del reconocimiento en cuestión, hoy reviste de mayor urgencia en vista de que, entre otras cosas, los dominicanos de la diáspora, específicamente en New York, cumplieron con su inexorable deber al asignarle el nombre de Corporán de los Santos, a una importante vía vehicular de Manhattan, en donde, a decir verdad, la presencia y la labor altruista y de comunicación de “El Campeón de la Televisión”, no fue tan acentuada como ocurriera en su tierra natal.

Ya basta de espera, por méritos y justicia, la calle con el nombre de El Viejo Corpo, es un clamor popular. 

Manos a la obra…

Categories: Opinión

About Author