El problema no es El Alfa… Es hechura de nuestra sociedad…

El problema no es El Alfa… Es hechura de nuestra sociedad…

 

Por José Francisco Arias

 

El problema no es El Alfa.

El Alfa es un elemento de todo un movimiento que ya lleva años prendido en la juventud y que a medida que discurre el tiempo gana más y más adeptos.

Lo ha logrado con temas sustentados en términos abiertamente obscenos, vulgares, explícitos sobre una base rítmica generalmente burda, agresiva, violenta a los que terminan llamando canciones.

No soporto la música urbana, pero su realidad es aplastante y es el código músico-vocal que ha asumido como válido una enorme cantidad jóvenes de este tiempo, quienes ven a sus intérpretes como ídolos. Es el sonido de los milenials, quienes entienden perfectamente sus códigos y se identifican con ellos con naturalidad asombrosa.

Es su lenguaje, su jerga, su dinámica de comunicación.

Entonces, no es El Alfa… Es el movimiento del que forma parte y es gran parrte de la juventud de este tiempo. Si Acroarte tiene una categoría para premiar al Artista Urbano en su Soberano, esta vez le tocó a él.

Tanto El Alfa como nuestra juventud son hechura de nuestra sociedad. Fueron paridos por nuestra sociedad; una sociedad con todas sus distorsiones, con un muy cuestionable sistema educativo, con gobiernos en los que predomina la corrupción, con narcos enseñoreados en el barrio y en altos estamentos oficiales y sociales, con la degradación moral arropando…

La sociedad que parió a El Alfa y al movimiento urbano es reflejada en todas sus formas en los temas que hacen El Alfa y los demás integrantes del movimiento.

Mis dos hijos son milenials, ya profesionales, graduados ambos, y son apasionados fans, admiradores, de figuras como Ozuna, El Lápiz, Cardi B, Bad Bunny, La Materialista, La Insuperable, Don Miguelo… En general detesto lo que me proponen esas figuras en sus canciones, pero, como sólida realidad contrapuesta, son artistas admirados por mis hijos, como los admiran hijos de mis hermanos y de mis amigos.

El movimiento urbano se ha impuesto de manera avasalladora y es una realidad indiscutible en nuestra sociedad, y ya son muchos los dominicanos de ese movimiento que alcanzan dimensión internacional, incluido El Alfa.

No apruebo su obra artística, porque, reitero, no la soporto y no le concedo valor, pero entiendo su concreta realidad.

 

Categories: Entretenimiento
Tags: Destaacadas

About Author