Fausto Polanco y la mitad de los miembros de Acroarte quieren rescatar la entidad de las malas artes, la engañifa y la trampería en sus elecciones

Fausto Polanco y la mitad de los miembros de Acroarte quieren rescatar la entidad de las malas artes, la engañifa y la trampería en sus elecciones

 

Por José Francisco Arias

 

Por lo que está propugnando Fausto Polanco y todos quienes lo acompañaron y votaron por él en las elecciones de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) la última semana del pasado mes de junio, es porque se respete a la entidad y a sus miembros, y que todo cuanto allí se haga sea por los canales institucionales correspondientes, sin distorsión.

Fausto no quiere que en Acroarte se imponga un sistema de elecciones en el que prevalezcan las malas artes, trampería, la engañifa, el fraude, para declarar un ganador.

Quedó establecido mediante actas firmadas que en los comicios de Acroarte hubo un empate 101-101, por lo que procede es realizar una segunda vuelta para definir el asunto. Luego la junta de elecciones toma un voto nulo y lo valida para presentar como ganador a Alexis Beltré.

Claro que, ante esta situación, Polanco reacciona elevando su protesta y no reconociendo tal decisión, primero, ante la junta de elecciones, que no hace caso a su reclamo, y, luego, recurre a la justicia ordinaria, interponiendo una demanda ante los tribunales para que se aclare la situación.

A partir del momento en que el caso toma curso en los tribunales, lo que se supone es que Acroarte debe esperar a que éstos decidan.

Pero al grupo que aupa a Beltré en Acroarte ni a la junta de elecciones, parece no importarles los tribunales de la Republica; parecen sentirse por encima de ellos, y optaron por seguir hacia adelante en sus propósitos y declararon y juramentaron ilegalmente (porque no ha habido sentencia de tribunal al respecto) a Alexis y a los demás miembros de su plancha, con excepción de Sarah Hernández, que decidió renunciar por entender que las cosas se manejaron de manera indebida.

La junta de elecciones de Acroarte debió esperar el fallo del tribunal y manenter la entidad a la espera de que ello ocurriera para reanudar sus actividades normales. Pero decidió seguir adelante y juramentar ilegalmente la nueva directiva.

Beltré, en medio de esa situación, ha pretendido dirigir la institución, seguir adelante como si todo estuviera normal, pero existen recurso legales que se lo pueden impedir hasta tanto quede debidamente definido, y uno de esos recursos ha sido el embargo de la cuenta de Acroarte. Lo lamento por él, porque es sobre su imagen que va a recaer el peso indcoroso de un proceso comicial cuestionado. Pudo evitarlo.

Polanco ni siquiera ha dicho que ha ganado. Lo que ha dicho es que hay un empate y que Alexis no puede ser declarado ganador y juramentado validando un voto nulo, por lo que asume como fraudulento el proceso, y por lo que exige una segunda vuelta.

Eso es lo que viene reclamando en la justicia ordinaria, ya que la junta de eleciones de Acroarte miró para otro lado cuando se lo reclamó. Además, no es un reclamo de Fausto, es un reclamo de exactamente el 50 % de los miembros de la institución que votaron y se sienten engañado. Es un reclamo de exactamente la mitad de su membresía. No es un reclamo de 5, 6, 7 miembros.

Más que destruir a Acroarte, Fausto lo que busca es rescatar a la entidad de un acelerado deterioro institucional que la conduce a que al momento de declarar a un ganador de sus elecciones, lo que se imponga sea el monstruo de las malas artes, la trampería, la engañifa, el fraude.

 

 

Categories: Entretenimiento
Tags: Destacadas

About Author