Los milagros de Abinader, el presidente electo

Los milagros de Abinader, el presidente electo

Por José Francisco Núñez

No hay dudas de que nuestra República Dominicana es un país en el que la gente todo lo convierte en chercha, incluso el peligroso COVID-19.

Es así como ya a muchos les ha dado por decir y publicar que el presidente electo ya tiene en su haber dos milagros: nombrar a Milagros Ortiz Bosch encargada de transparencia y contra corrupción y a Milagros Germán, como nueva directora de Comunicaciones de la Presidencia.

Extrañamente, en un país como el nuestro, en el que muchas “personalidades” tanto del mundo de la política como en el de la comunicación no son más que “gallos tapao”, parece que ambas designaciones están provocando preocupación.

La de la señora Bosch causa miedo y la de Germánn está provocando ronchas. Qué vaina más rara!Si usted no ha hecho trucos y su dinero lo consiguió limpiamente, no debe temerle a la Bosch.

Si los chelitos o millones que usted facturó con aduladores comentarios, programita de radio o televisión, página wed con su “interactivo” no tendrá de qué preocuparse.República Dominicana parece ser el único país del mundo en donde la Dirección de Prensa del Palacio Nacional es una empresa publicitaria dedicada en la mayoría de los casos a comprar a todo quien se vende, no importa si sirve o no.

De acuerdo a lo publicado hace pocos días en el espacio de televisión “El Despertador”, de SIN, pareciera que es una extraña entidad que soborna, denigra, engaña, miente y manipula.

Si en un país medianamente desarrollado ocurriera lo que muchos comentan que sucede en la Dirección de Prensa del Palacio Nacional de mi país, a los encargados les faltaría vida para cumplir con la condena de cárcel que les caería en las costillas.

¿Tiene Milagros Germán que ser periodista” para comentar sobre o publicar sobre lo que ya el Presidente dijo, hizo, dejó de hacer o planea, a sabiendas de que ya antes lo ha consultado con él y su Departamento ha diseñado la estrategia a seguir?

Si quieren, háganme una de muñequitos o de piratas, que ésa no me está gustando.

El verdadero milagro de Milagros, no de Abinader, consistirá en si publica una lista en la que figuren nombre por nombre todos aquellos negociantes con traje de “personalidad” y pontífices de la moral que hoy viven la dolce vita a costa de nuestro sudor.Ya veremos si es verdad que Abinader y Milagros hacen milagros!

Categories: Opinión

About Author