El contrato de fideicomiso de Punta Catalina se supone deja una contundente lección a diputados que aprueban proyectos sin leer

El contrato de fideicomiso de Punta Catalina se supone deja una contundente lección a diputados que  aprueban proyectos sin leer

Que sirva de experiencia a legisladores dados a aprobar proyectos de leyes y contratos sin darle la debida lectura lo que ha ocurrido con el Contrato de Fideicomiso de la Central Termoeléctrica Punta Catalina (CTPC).

En la Cámara de Diputados varios de éstos aprobaron el fideicomiso de Punta Catalina sin leérlo, y, mucho menos, analizarlo y concluir si en todas sus partes procedía que votaran a su favor.

Luego, con todo el debate que se ha generado a favor y en contra luego del envío del contrato al Senado para su conocimiento, el diputado Rubén Maldonado, de Fuerza del Pueblo (FP), admitió que a pesar de votar para que pasara, no llegó a darle lectura porque su aprobación en el hemiciclo se hizo muy rápido y , en su caso, lo hizo acogiéndose al informe favorable que había hecho sobre el mismo la Comisión de Hacienda.

Mientras, Alianza País (Alpaís) emitió un comunicado indicando que sus diputados, entre los que se encuentra José Horacio Rodríguez, también votaron a favor tomando en cuenta el mismo informe favorable, en el que se descarta de plano la posibilidad de privatización de CTPC.

Es una especie de votación «a ciegas», sin saber sin con la misma, más que bien, provocan daño al patrimonio público.

Así las cosas, los diputados y los senadores de República Dominicana se suponen que con este caso han aprendido la lección y se emplearán en lo adelante a leer, estudiar y analizar a fondo, para luego decidir votar a favor o en contra, todos los proyectos que se propongan en el Congreso Nacional.

Categories: Opinión

About Author