Millonarios de Brasil huyen de su país cargados de dinero por violencia, crisis económica e incertidumbre sobre elecciones

Millonarios de Brasil huyen de su país cargados de dinero por violencia, crisis económica e incertidumbre sobre elecciones

RIO DE JANEIRO, 29 ago (Xinhua) — La crisis económica, el aumento de la violencia y la incertidumbre que hay sobre las elecciones presidenciales de octubre motivaron que más de dos mil millonarios brasileños, en poder de un millón de dólares o más en activos, abandonaran el país sudamericano.

Los datos, divulgados por la empresa global de estudio de mercado New World Wealth, muestran que por tercer año consecutivo, Brasil fue uno de los países del mundo que perdió más personas ricas, un fenómeno que economistas explicaron a Xinhua.

Según el informe anual de New World Wealth, la pérdida de millonarios suele ser «una pésima señal» y «generalmente revela serios problemas en un país».

«La fuga de millonarios nunca es buena, pero hay que analizar los distintos motivos. La mala situación económica del país, la sensación de un aumento de la violencia, especialmente en ciudades como Río de Janeiro, y la gran incógnita que hay sobre quien será el próximo presidente y la futura política económica del país explican el éxodo. Generalmente, buscan una mejor calidad de vida», afirmó a Xinhua el economista Bruno Duarte.

Por ciudades, Sao Paulo, la mayor urbe de Brasil y Sudamérica, fue una de las siete del mundo que perdió más ricos el año pasado, junto a Estambul, Yakarta, Lagos, Londres, Moscú y París.

Según datos del Banco Central, la mayoría de los ricos que deja Brasil marcha a Portugal y Estados Unidos, que juntos, responden al 51 por ciento de las inversiones en inmuebles realizadas por brasileños en el exterior el año pasado, totalizando 3.200 millones de dólares.

Por su parte, la socióloga Leticia Carvalho apunta a que el éxodo de los ricos brasileños se debe también «a una tendencia de un mundo globalizado, donde se tiene cada vez más acceso a la información y facilidad para cambiar de residencia».

Según los datos del fisco brasileño, la marcha de brasileños con gran poder adquisitivo al exterior aumentó considerablemente desde 2014, cuando la economía del país empezó a dar muestras de estancamiento, algo que se evidenció en 2015 y 2016, cuando el Producto Interior Bruto (PIB) acumuló un descenso de 7 puntos, en lo que es la peor recesión económica de la historia del país.

Entre 2014 y 2017, al menos 69.174 brasileños declararon la salida definitiva de Brasil, cifra que contrasta con los 9.887 que pidieron dejar su residencia fiscal en 2013. El año pasado, la cifra llegó a los 21.701, aunque el número de brasileños que dejaron el país probablemente es mayor, porque no todos informaron de su salida al gobierno.

Según New World Wealth, el movimiento de los ricos por el mundo esta acelerando, como lo muestra que el año pasado, 95.000 millonarios se trasladaron a otro país, contra 82.000 en 2016 y 64.000 en 2015.

Para Carvalho, «estas migraciones, a diferencia de lo que sucede con los refugiados y con las personas del tercer mundo que buscan un futuro mejor, no encuentra obstáculos, porque la mayoría de países abren las puertas para gente de cierto nivel económico».

El mejor ejemplo de ello son Estados Unidos, que con la administración de Donald Trump endureció considerablemente la llegada de los inmigrantes ilegales, pero que por contra, recibió 9.000 millonarios procedentes de otros países en 2017.

Para el economista Bruno Duarte, «el único punto negativo que puede decirse de la llegada de millonarios a un país es que encarecen los precios de la vivienda», pero generalmente, su dinero siempre es recibido de manera positiva.

«El mejor ejemplo es Portugal, donde hay una gran demanda por la residencia gold, que se da a quien invierte al menos 500.000 euros en inmuebles en el país. De 2015 a 2017, el valor invertido por brasileños en Portugal se dobló, llegando a los 1.070 millones de dólares y pasando del 10 por ciento al 17 por ciento de inversiones nacionales en inmuebles en el exterior, según aseguró el Banco Central», resalta el experto.

Los dos mil millonarios que salieron de Brasil suponen apenas el 1 por ciento de los cerca de 162.500 que se calcula que hay en Brasil.

Para Duarte, «dependiendo del resultado de las elecciones de octubre, el éxodo de ricos podría aumentar considerablemente, aunque también podría hacer, con el paso del tiempo, que varios de ellos regresen al país si sienten que hay una estabilidad y una mejora económica y social».

Categories: Internacionales
Tags: Destacadas

About Author