El Pachá «da’o al pe’ca’o» con Juan Luis Guerra y Anthony Santos

El Pachá «da’o al pe’ca’o» con Juan Luis Guerra y Anthony Santos

 

Redacción cristalycolores

 

Frederick Martinez (El Pachá), una de las figuras más controvertidas y que más escándalos provoca en el ámbito del espectáculo doméstico, enfiló sus cañones el pasado sabado contra dos íconos de la música popular dominicana: Juan Luis Guerra, todo un fenómeno internacional, y Anthony Santos, el más admirado y consolidado de todos los cantantes de bachata.

El Pachá estalló de indignación en su programa porque, a su decir, tanto Juan Luis como El Bachatú (así también identifican a Santos) odian a los pobres, porque no participan en programas de telesivión orientados a ese masivo sector de la población, que, indudablemente, es el mayoritario.

Hizo el pronunciamientoe n su programa Pégate y Gana con El Pachá que se trasmite cada sábado de 12 del mediodía a 4 de la tarde por el canal 9 de Color Visión.

Es evidente que Frederick, impotente porque probablemente lleva tiempo invitando a El Mayimbe de la Bachata y a Juan Luis a su espacio, sintiendo la negativa o evasiva de ambos en cada una de las invitaciones que les ha hecho llegar, se desahogara de manera tremendista, como acostumbra, y concluyera en que tanto el uno como el otro no quieren saber de los humildes; los detestan, y no quieren conctato de ningun tipo con ese conglomerado social.

Y en ninguno de los casos El Pachá tiene razón. Juan Luis, una figura de dimensión internacional como muy pocas dominicanas, ha llevado su música en varias oportunidades al Estadio Olímpico Félix Sánchez, solo con el propósito sentir que tiene un contacto con su pueblo. El público dominicano, las veces que Guerra se ha presentado en ese recinto deportivo, lo ha llenado a toda capacidad, y el autor e intérprete de «La bilirrubinia» ha agradecido con creces que los dominicanos hayan llenado el Olímpico siempre que los ha convocado.

Anthony Santos es la figura más consolidada de la bachata. La bachata es, más que todo, pueblo. Es la música de la gente de abajo. Tanto que hubo un tiempo en el que sectores de los segmentos medios y medio-altos de la sociedad dominicana, renegaban de ese género. Y si El Mayimbe de la Bachata ha logrado conectar tanto con su pueblo es porque éste se siente identificado con él y con su música, y para nada percibe que pueda existir animadversión u odio del artista hacia los que vienen de abajo, mucho más si todos están convencidos de que El Bachatú tiene su origen en la más patética y desamparada pobreza.

Lo más que quisiera Anthohny es hacer lo que ha hecho Juan Luis en el Olímpico: abarrotarlo de gente salida de las entrañas de su pueblo, con un espectáculo que bien pudiera titular «¡La bachata soy yo!»; pero es probable que no se sienta seguro de hacerlo por entender que no cuente con el equipo de personas que requiere para lanzarse a una empresa tan ambiciosa y comprometedora como esa, aunque es casi seguro que si se lo propone, lo logra.

El caso es que Guerra ni Santos no están, por ahora, en eso de presentarse en programas de televisión, y ese es un derecho que les asiste.

De todas maneras, El Pachá lo que debe hacer es insistir, mantenerse con su invitación abierta, poner a Mon Lluberes en eso, que no decaigan, que, en cualquier momento, si no logran el sí con Juan Luis Guerra, lo logran con Anthony Santos; y viceversa: si no lo logran con Anthony lo logran con Juan Luis.

 

Categories: Entretenimiento
Tags: Destacadas

About Author